Finalizada la XVIII Vuelta a Formentera nadando contra la Fibrosis Quística

Spot Respiralia 2017 “Pasión”
29 Junio, 2017
Boletín mensual Junio 2017
6 Julio, 2017

Finalizada la XVIII Vuelta a Formentera nadando contra la Fibrosis Quística

240 nadadores disfrutaron de una nueva edición de la Vuelta a Formentera nadando contra la Fibrosis Quística, marcada por un fuerte viento y alguna que otra medusa.18 ediciones realizadas desde el año 2000. Cada una de ellas con sus peculiaridades, pero todas con una característica común: la calidad humana del grupo formado por nadadores y voluntarios.

El espíritu Respiralia se respira desde que el nadador pone un pie en Formentera, incluso los que acuden por primera vez ya intuyen que éste no es un evento como los demás. Los más veteranos saben que van a pasar 4 días alejados de las comodidades habituales como una buena cama o una buena ducha. En este 2017 iban a dormir 200 personas, una al lado de la otra en colchones viejos… ¿y qué? Ni una queja, ningún reproche, sólo palabras de emoción por habecado  conseguido una plaza en Respiralia 2017. Sabían que les esperaban 3 días por delante en los que se preveían fuertes vientos y un mar agitado… ¿y qué? La ilusión no dejaba lugar para la decepción.

Llegó el momento de empezar a dar las primeras brazadas por los niños y jóvenes con Fibrosis Quística. Era jueves y todavía no habían tocado el agua del mar. Estaban en las gradas del polideportivo donde iban a dormir, delante de una pantalla. En ese momento vieron un vídeo en el que Dani, un joven con Fibrosis Quística, les explicaría qué es esta enfermedad y cómo la lleva él. Además, les agradecería personalmente que estuvieran ahí por él y por todos los demás que tienen la enfermedad: “Cada brazada tuya me ayuda a respirar”. Los “novatos” ya empezaban a sentir que no iban a nadar por nadar, sino a nadar por un objetivo muy distinto: la solidaridad. Se les encomendaba la tarea de ser embajadores de la Fundación, de ser portavoces de un colectivo que necesita ser oído y de una enfermedad que necesita ser contada a toda la sociedad para descubrir aquellos casos que todavía no han sido diagnosticados.

Tras la parte de sensibilización con nuestra causa tocaba la parte de la explicación del evento. Carlos Pons les explicaba qué podían y debían hacer y, sobre todo, lo que no debían hacer. Tras esta charla, llegó el momento del reportaje de la pasada edición, producido por Películas Suecas. Nuestros voluntarios son los protagonistas. Edu Pampin, el director del reportaje, quiso dar visibilidad al duro trabajo que realizan para que los nadadores puedan nadar con seguridad.

Para poner la guinda a la presentación del evento, se proyectó el nuevo spot de la Fundación Respiralia, obra de Películas Suecas y protagonizado por dos participantes y su equipo de Rugby femenino. Simplemente impactante.

Llegaba la mañana del viernes. Era temprano. Había que ver cómo estaba el mar. El viento soplaba con mucha fuerza y de manera cambiante, por lo que la altura de las olas presagiaba un día duro en el mar. Daba igual, estaban en Respiralia y sabían que la organización haría lo posible para que pudieran nadar con seguridad. A las 10:00 llegaban a la playa de Es Cavall d’en Borràs, lugar de partida de esta 18ª edición. La tensión se palpaba en el ambiente. Todos deseaban hacer la cuenta atrás del 10 al 1 para gritar juntos RESPIRALIA y entrar en el agua corriendo para nadar hacia el Capità Jack, el barco que les acompañaría en esta aventura. Dos de nuestros patrocinadores, Vertex Pharmaceuticals y Linde Healthcare, representados por su Director General y por su Directora Médica respectivamente, dieron la salida. Una vez en el barco, se dirigieron al Noreste de la isla para encontrar un lugar resguardado donde las olas permitieran nadar con seguridad. Las condiciones no permitieron que los participantes nadaran mucho, pero daba igual. El ambiente de compañerismo y solidaridad era tal, que la natación pasaría a un segudno plano. Tras algunos mareos y, sobre todo, mucha fiesta en el barco, esta primera jornada en el mar finalizaba con la entrada del Capità Jack en el puerto. Tocaba reunirse para cenar. Los cocineros y el equipo de catering habían trabajado todo el día, primero para servir 300 raciones de ensalada de pasta para comer y un plato de carne con salsa para cenar. Había que reponer fuerzas para la jornada del sábado. Tras la cena, se realizó el sorteo del 50% de una inscripción para Respiralia 2018 para después terminar el día con la fiesta.

El sábado, a primera hora, la playa de poniente (Mitjorn) nos esperaba con un mar en calma, invitando a los participantes a recorrer muchos kilómetros practicando el deporte que más les gusta. No fue sencillo salir del puerto con las embarcaciones debido al fuerte oleaje que venía de Norte, pero había que hacerlo. Los nadadores se merecían poder desahogarse tras una primera jornada con pocos kilómetros nadados. Al girar el Cap de Barberia, los nadadores vieron que podrían quemar su adrenalina en aquellas aguas cristalinas y en calma. Por la tarde, sus relojes marcaban más de 10 kilómetros recorridos. Objetivo cumplido. Durante la cena se les notaba cansados pero felices.

El domingo, como siempre, sería un día especial. Todos los equipos ya ultimaban los detalles de las coreografías que realizarían después de nadar 3,5 kilómetros en Cala Saona. La fiesta estaba a punto de comenzar. A las 13:00 llegaban los nadadores a la playa de Es Cavall d’en Borràs. Se formaron grupitos dispersados, cada uno de ellos haciendo el último ensayo. A las 13:30, con un pasillo humano dentro del agua a modo de escenario, empezó la primera coreografía. Era el momento en el que a más de uno se nos pone un nudo en la garganta y la lagrimilla se nos cae de emoción. Sin duda es uno de los momentos más bonitos. Los niños y jóvenes con Fibrosis Quística deberían vivir esta experiencia al menos una vez. 238 nadadores querían enviar un mensaje de apoyo a Alberto y Álvaro, también participantes, y a todas las familias con hijos con Fibrosis Quística. Era un apoyo sincero y solidario que invita a pensar ya en la nueva edición de Respiralia. Había valido la pena tanto esfuerzo humano sólo por vivir ese momento. Sólo nos queda dar las gracias por ese mensaje, por ese sentimiento transmitido a través de esas coreografías y a través de los comentarios de halago al trabajo que hacemos cada día en la Fundación Respiralia.

Como ya se dijo en la playa, el año que viene intentaremos hacerlo mejor, pero no con más pasión porque es imposible.

Aquí podéis ver las fotos tomadas por Jaime Verd de eventone.es.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies